¡Cuidado! estos son los terribles efectos que el estrés laboral tiene en tu vida.

DESCUBRE 5 MITOS

DE LA PRODUCTIVIDAD

Esfuérzate y Hazlo.
25 NOV. 2022

Si eres una persona que tiene dificultad para completar tareas, le cuesta rendir en el trabajo o cumplir con sus metas, es probable que en tu buscador y redes sociales te aparezca contenido sobre “cómo mejorar la productividad personal, cómo alcanzar mis metas, cómo organizar mi día a día”... y es que en algún momento hemos deseado pestañear y tener todos nuestros deberes hechos, ojalá fuera así; pero ¿qué es realmente la productividad?

Según los autores Robbins y Judge (2013), consideran que la productividad es el nivel de análisis más elevado en el comportamiento organizacional. Una empresa es productiva si logra sus metas al transformar insumos en productos, al menor costo. Por lo tanto, la productividad requiere tanto de eficacia como de eficiencia.

Entonces, en base a esta definición podríamos decir que una empresa se considera pro ductiva cuando consigue ser eficaz y eficiente. Así mismo, una persona es productiva cuando consigue minimizar sus recursos y aumentar la capacidad de crear los resultados que quiere obtener.

¿Y cuáles son esos recursos? Esto puede estar reflejado en tiempo, dinero, conocimiento, equipos y cualquier cosa que necesites para realizar una actividad. Sin embargo, cuando hablamos de tiempo no me refiero a que debes hacer las cosas en menos tiempo para sentir que eres más productivo. Esto realmente es un mito, por eso en este artículo te dejaremos los 5 mitos más comunes de la productividad:

Ser productivo es igual a menos tiempo:

Por increíble que parezca, este es un mito que genera problemas de estrés y ansiedad a muchas personas en su trabajo. Lo cierto es que hay actividades que pueden ser más difíciles de realizar que otras, por lo que es posible que te tome más tiempo terminarlas. Sin embargo, la clave está en ser productivo mejorando el proceso de esas cosas o aspectos que te toman tiempo. De aquí la frase “del apuro solo queda el cansancio”.

Trabajar más para conseguir más:

El caso opuesto a lo anterior. Acá, hay quienes piensan que trabajar más horas los hará más productivos, cuando realmente lo que ocurrirá es un desgaste de energías que se traduce en ver cada vez más lejos las metas que quieres lograr. En este punto, la clave está en distribuir las tareas con el balance adecuado según las energías que dispongas en el momento.

Estar ocupado significa ser productivo:

Realizar tareas sin considerar qué resultados esperamos es improductivo; pero si quieres progresar hacia tus metas entonces ocupa tu tiempo en dar pasos concretos hacia lo que quieres lograr.

Las multitareas no funcionan:

Una verdad a medias. Es cierto que el cerebro no puede realizar de forma eficiente dos tareas que requieren la misma atención y esfuerzo. Sin embargo, si es posible realizar dos tareas que mentalmente no causen conflicto. Entonces, la clave está en encontrar las tareas que se complementen entre sí y se adapten a nuestras capacidades.

La procrastinación es el enemigo.

Sí, no hay ninguna mentira en esa frase. Sin embargo, existe una teoría inventada en 1996 por John Perry, procrastinador por excelencia , donde admite que hay una diferencia entre la procrastinación y la procrastinación estructurada. La primera es no hacer lo que deberías estar haciendo. Mientras que la segunda trata de no perder el tiempo. Así que la próxima vez que quieras evitar realizar una tarea importante, busca realizar algo de igual importancia mientras tanto.

¡Vamos! Esfuérzate y Hazlo

+1 (809) 506 6392 / +1 (829) 990 9215

+58 251- 718 4302 / +58 414 502 5133