Método Pomodoro

MÉTODO POMODORO:

¿CÓMO LOGRAR SER MÁS EFECTIVO

DEDICANDO EL MISMO TIEMPO?

Esfuérzate y Hazlo.
30 JUN. 2022

Como seres humanos estamos diseñados para tener una vida multifacética, nos encargamos del trabajo, el hogar, los niños, la recreación, las finanzas y un sinfín de otros aspectos cotidianos que requieren de nuestra atención y esfuerzo en el día a día y que pueden llegar a agobiarnos.

Es por ello que, al tener una vida multidisciplinaria, necesitamos optimizar adecuadamente el uso que le damos a nuestro tiempo, a fin de que evitemos problemas psicológicos como el síndrome del quemado o bornout, el estrés e incluso la popular procrastinación.

Y en este sentido, el método Pomodoro es ideal para dejar de trabajar bajo presión.

¿Qué es el método Pomodoro?

Esta es una técnica de manejo del tiempo que desarrolló Francesco Cirillo, un italiano quien en los ochentas, momento en que inventó el método, se encontraba estudiando en la universidad y fue inspirado por el cronómetro minutero de su cocina cuya forma era un tomate, de allí el nombre con el que sería bautizada la técnica.

Así pues, el método está basado en el hecho científico de que el cerebro logra su concentración máxima por un período de tiempo aproximado de 25 minutos y luego de ello tiende a dispersarse.

Por esta razón, Cirillo propone la división del lapso de trabajo en “pomodoros” pequeñas cápsulas de 25 minutos de tiempo que son alternadas entre sí por descansos de 5 minutos.

Eso sí, el autor asegura que luego de cumplidos 4 pomodoros seguidos con sus respectivos descansos, la duración de la próxima pausa deberá aumentar a los 20 minutos, precisamente para poder mantener al cerebro enfocado durante los períodos de trabajo.

Además, vale acotar que aunque Cirillo ideó la técnica con una perspectiva individual, la técnica puede ser utilizada en grupos y logra el mismo índice de efectividad, siempre y cuando todos los integrantes estén comprometidos con su rendimiento.

¿Qué beneficios tiene el Pomodoro?

Ciertamente el beneficio principal y el gran atractivo de esta técnica es que quien la usa optimiza el manejo de su tiempo y la productividad, pero la verdad es que el Pomodoro trae consigo muchos otros “efectos colaterales” positivos.

En primera instancia, podemos lograr desarrollar mejor la atención, pudiendo reducir los tiempos que nos llevaría completar una sola tarea, es decir, que utilizando esta técnica, habrán actividades que poco a poco en lugar de hacerlas en tres pomodoros, las lograremos hacer en dos, por ejemplo.

Por otra parte, el tener control sobre el tiempo de trabajo y las tareas al día previene el riesgo de padecer algunos problemas psicológicos como estrés, el síndrome del quemado, fatiga mental, ansiedad e incluso tecnoestrés, por solo nombrar algunas.

Asimismo, al Pomodoro ayudarnos a completar actividades, hace que nos deshagamos del trabajo bajo presión, la frustración de no poder concluir cuando queremos o la vergüenza, desmotivación y las represalias de terminar una actividad después de un tiempo de entrega estipulado en el trabajo. Después de todo, nada mejor que estar satisfecho con haber logrado aquello que te propusiste, ¿no?

Finalmente, es válido resaltar que el Pomodoro es una técnica muy efectiva para reducir el sedentarismo de las personas que tienen trabajo de oficina y contribuir a la salud de sus ojos.

Esto dado que al tener un descanso de 5 minutos luego de cada 25 minutos de trabajo, se incentiva a la persona a caminar por sus necesidades, como tomar agua o ir al baño, alejándose de la silla y la computadora.

¿Cuáles son los pasos del método Pomodoro?

Si todo lo anterior está logrando convencerte para que empieces a planificar tus jornadas laborales con base en el método Pomodoro, vas por muy buen camino a aumentar tu productividad.

Solo debes saber que es una técnica sencilla pero que requiere de mucho compromiso contigo mismo además de cumplir los siguientes pasos:

Haz una lista de tareas y elige por cuál empezar:

para ser productivo necesitas saber qué debes producir, por eso nada mejor para no perder el tiempo que planificar la o las tareas que tienes pendiente.

Te sugiero empezar por la más complicada e importante, para que de esta manera vayas alivianando la carga en los primeros pomodoros.

Configura tu reloj para que cuente los 25 minutos:

esto es vital para la técnica, pues si queremos seguirla al pie de la letra, necesitamos llevar el tiempo. Te sugiero que uses un reloj de pulsera y no tu celular, así evitarás la tentación de distraerte al mirarlo.

Trabaja lo más concentrado que puedas:

el momento de ser productivo ha llegado, en esta etapa debes tratar de concentrarte y hacer que el trabajo fluya tanto como sea posible. Recuerda que los pomodoros deben durar 25 minutos.

Al concluir el tiempo, tacha las tareas que hayas culminado:

esta probablemente sea una de las partes más satisfactorias de todas, comenzar a ver los resultados. Ten tu listado a mano y asegúrate de tildar las actividades concluidas.

¡Tiempo de relajarse!:

pero tampoco te lo tomes muy literal, tienes 5 minutos para descansar de la computadora e ir a tomar agua, al baño o a estirar las piernas. Seamos justos, este tiempo también debes cronometrarlo ¡no se valen las trampas!

Empieza otro ciclo:

es momento de repetir el proceso, haces un Pomodoro de 25 minutos, tachas la tarea y descansas otros 5 minutos.

Una vez cumplidos 4 Pomodoros, tómate un descanso más largo:

el esfuerzo se premia y además, el cerebro necesita un respiro más prolongado por el trabajo realizado para lograr concentrarse, por eso cada 4 pomodoros, haz una pausa de 20 minutos.

En fin, cumpliendo estos pasos te garantizamos que tu productividad individual y la de tu empresa, en caso de aplicarlo a tu grupo de trabajo, aumentarán exponencialmente.

Pues día a día la vida se hace más “inteligente” y contamos con más distractores al alcance de la mano, los celulares con su internet y redes sociales, las mismas computadoras, los relojes multitareas, la televisión, entre muchos otros factores que, de evitarlos con el Pomodoro, harán que aumente nuestra concentración.

Por ello es momento de reflexionar y recordar esa frase tan sabia que pronunció Jim Rohn:

¡Vamos! Esfuérzate y Hazlo.

Mil-home

+1 (809) 506 6392 / +1 (829) 990 9215

+58 251- 718 4302 / +58 414 502 5133