Sindrome del impostor

¿TIENES EL SÍNDROME DEL IMPOSTOR?

CONOCE CÓMO PUEDE AFECTAR

TU RENDIMIENTO LABORAL

Esfuérzate y Hazlo.
12 AGOST. 2022

¿Te ha pasado que te has sentido poco capaz para desempeñar alguna función, pese a que sabes que te has preparado arduamente para ello?, ¿sientes ansiedad cada vez que tienes que realizar una nueva tarea que implique un conocimiento nuevo?, entonces sigue leyendo porque quizás estés enfrentando el síndrome del impostor.

¿Qué es el síndrome del impostor?

Bajo este nombre se conoce a una alteración psicológica que hace que las personas que lo padezcan sean incapaces de reconocer y avalar su éxito personal, pero, sobre todo, en el terreno profesional.

Por esta razón, es muy común que los individuos con síndrome del impostor cuenten con bajos niveles de motivación, tengan tendencias a la procrastinación y principalmente, tengan un gran temor a asumir nuevos retos por pensar que no están preparados para asumirlos.

Además, estas personas suelen tener la creencia de que son un fraude, que constantemente están engañando a su entorno porque no se creen merecedores de su cargo ni de cualquier reconocimiento o logro que puedan llegar a obtener en el trabajo.

Por cierto, el síndrome del impostor, que es un fenómeno que comenzó a estudiarse alrededor de la década de los años 70, ataca fundamentalmente a las mujeres, por la tendencia que estas tienen a buscar el perfeccionismo, y desde luego, afecta en gran medida su desempeño laboral.

¿Cómo afecta mi trabajo el síndrome del impostor?

Nivel de perfeccionismo abrumador:

Si bien es cierto, es natural que todos queramos lograr un desempeño óptimo en nuestras actividades y dar lo mejor de nosotros para que todo salga excelente.

Sin embargo, el perfeccionismo es una causa y, a su vez, una consecuencia del síndrome del impostor, puesto a que se cumple un ciclo en el cual el sujeto quiere lograr la perfección en su trabajo, pero como esta es algo subjetivo e inexistente, siempre se fijará en aquello que le faltó para que la tarea fuese perfecta.

En consecuencia, tendrá frustración, una perspectiva pesimista y se sentirá mal por “cómo pudo haber resultado” y no orgulloso de los puntos positivos de cómo resultó la tarea desempeñada.

Bajo nivel de autoestima y asertividad:

Una autoestima alta es fundamental para tener una actitud de campeón y desempeñarnos óptimamente en cualquier ámbito de nuestra vida y el trabajo no es la excepción.

Es por ello que las personas con síndrome del impostor sufren de una autoestima baja, dado a que constantemente se están comparando con los demás, aunque ciertamente suelen tener una visión sesgada del desempeño de los otros, observando solos sus aciertos.

Por consiguiente, también cuentan con un bajo nivel de asertividad, ya que al no creer que sus ideas, intereses, pensamientos y emociones pueden ser valiosos, no los expresa a los demás.

Conflictos para reconocer los éxitos propios:

Una de las características principales de este síndrome es que las personas tienen problemas para realizar una auto atribución de sus logros, es decir, que siempre piensan que los reconocimientos o éxitos son productos del azar, de la suerte o de una casualidad y nunca debido a su esfuerzo, trabajo o perseverancia.

Constante rumiación psicológica:

Otro ciclo que se cumple en el síndrome del impostor es que el sujeto afectado suele tener pensamientos intrusivos y fijarse constantemente en esa idea, siendo incapaz de pensar en otras cosas y produciéndose miedo, pesimismo y angustia por el sobre pensamiento.

Evitación de retos y falta de motivación:

Dado a que una persona con esta alteración no se cree merecedora de lo que obtiene en el trabajo y desacredita su formación y su esfuerzo, es habitual que tenga miedo a enfrentar nuevas tareas que impliquen retos, ya que no se creerá capaz de lograrlos, produciendo así falta de motivación.

Inseguridad y afectación en las relaciones sociales:

Resulta evidente que este síndrome crea una falta de seguridad en la persona que lo padece, frente a sus emociones, logros, e incluso los pensamientos, por ello la interacción social se ve mermada, ya que cada elogio o reconocimiento lo hace sentir aún más inseguro y con sensación de ser un fraude y estar engañando a todos.

En consecuencia, se aíslan de su entorno, creando una afectación psicológica mayor, dado a que todas las situaciones explicadas anteriormente comprometen el bienestar psicológico de la persona, que es un factor vital para gozar de buena salud mental.

Tips para superar el síndrome del impostor

Si todo lo anterior te demostró que eres una persona con síndrome del impostor, acá te damos algunos consejos para que poco a poco lo elimines de tu vida:

  • Conversa con una persona de confianza acerca de lo que te hace sentir inseguro, identifica la raíz del problema.

  • Aprende a asumir que nadie es perfecto y permítete ver que está bien cometer errores y que estos no te determinan.

  • No te compares con los demás, cada proceso es diferente y asimismo, cada quien tiene tiempos diferentes para cumplir sus metas.

  • Crea un diario en el que anotes mínimo tres cosas buenas que hayas hecho en el día, esto te permitirá ver que tienes muchas cualidades.

  • Acepta tu responsabilidad y esfuerzo en los logros, no son producto del azar, trabajaste por ellos.

  • No te quedes sobre pensando, pasa a la acción.

  • Nuestro taller de competencias de alto desempeño de nuestro equipo de Esfuérzate y Hazlo te permitirá ir paso a paso hasta tus metas y limitar los pensamientos intrusivos.

¡Vamos! Esfuérzate y Hazlo.

Mil-home

+1 (809) 506 6392 / +1 (829) 990 9215

+58 251- 718 4302 / +58 414 502 5133